27 de septiembre de 2023

MINERA

Sobre la minería vale mencionar que se trata de una actividad económica importante en la parroquia; que, si bien no es plenamente visible ni totalmente aceptada, pero le representa ingresos de manera directa e indirecta a una significativa porción de la población de la parroquia. Debido a que se desarrolla en términos de ilegalidad, la información al respecto es escasa.

Las actividades mineras se desarrollan sobre todo en la zona del Dorado y el Paraíso en el noroccidente del territorio parroquial. Además de la contaminación que produce el movimiento con maquinaria en los lechos de los ríos y el uso inadecuado de químicos, también consta como una problemática el movimiento de maquinaria pesada que afecta las condiciones de las vías de ingreso a las comunidades.

La conflictividad es latente y por amenazas y presión directa muchos prefieren no manifestar su inconformidad con el tema ni oponerse al desarrollo de dichas actividades. Muchos proyectos se desarrollan exclusivamente con mano de obra traída de otros lugares por lo cual los beneficios para las comunidades son mínimos. Los dueños de la maquinaria y el capital son quienes más réditos obtienen, al titular del predio no se le reconocen valores significativos y debe luego, junto al resto de la comunidad, enfrentar todos los pasivos ambientales que dichas actividades dejan. En cuanto a la minería, el trabajo disponible es bajo condiciones informales y modalidad de jornales. Sin embargo, el desarrollo de estas actividades también convoca a mano de obra de otros lugares quienes compiten por los puestos con la población local. Se mencionó el caso de población colombiana que viene a trabajar por jornales inferiores a los recibidos por la población local lo cual crea una competencia desleal.